Última estación

Carminda caminaba apresurada, ofuscada y llena de fastidio. -¡Viernes Santo! -dijo molesta sin levantar la mirada, pues estaba segura que sus ojos se encontrarian con veraniantes semidesnudos, algunos con cerveza en mano. Así que solo escuchaba la algarabia, sin poder hacer nada se abrio paso como pudo entre las personas, caminó más a prisa, el sudor se desprendia de su frente, de sus senos, su ropa estaba adherida a su cuerpo, de pronto sintio cuanto le estorbaba lo que llevaba con tanto apuro; hojas verdes, un crucifijo y mantas moradas.

Suspiró de alivio, ya podia vislumbrar a una cuadra la iglesia, con nostalgia arregló lo que seria la última estación.

-Está más llena la playa que la iglesia- pensó. Se incó y rezó fervientemente la última estación.

Elia Santos

Abril 2019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s